Ruta de la garnacha fifí porque comer no debe ser un lujo

Agenda | 1 octubre, 2019     Por: Impacto21

Comer no debe ser un lujo

Mi vida laboral comenzó a los 19 años en un periódico como becaria, en donde por una paga bastante modesta y cero seguridad social aprendí muchas cosas sobre periodismo y sobretodo, llegué a conocer íntimamente las fondas del Centro Histórico por que comer no debe ser un lujo.

Las pequeñas cafeterías que son el negocio familiar y que están por todas partes en cualquier colonia de este mar de cemento ofrecen el ambiente más acogedor para quien quiera comer bien, mucho y por poco dinero.

Las fondas ofrecen comida casera de la Ciudad de México, desde el desayuno hasta la comida (que en esta ciudad se acostumbra empezar ritualmente a las 14 horas).

Todos los días entre semana a esta hora, cada fonda de la Ciudad de México comienza a ofrecer su comida corrida, una comida de tres tiempos con un precio fijo que también se conoce como “menú del día”, ya que comer no debe de ser un lujo.

Es algo muy clásico de la Ciudad de México, tanto que hasta para los mexicanos de otros estados, conocer la comida corrida es una gran revelación.

Existen de fondas a fondas; están aquellas en donde la comida es ideal para las personas que creen que el almuerzo puede ser barato sin dejar de ser digno.

Por cerca de 50 pesos, la cocina te trae sopa para empezar (en general un consomé de pollo o al menos otra opción, como sopa de lentejas o crema de brócoli o de coliflor), seguida de un plato intermedio que puede ser arroz, pasta o ensalada.

El plato fuerte es usualmente carne o guisado de filete con una variedad casi infinita de salsas con métodos secretos de preparación.

La casa también sirve al cliente un vaso de agua fresca del día, a menudo hecha de melón, guayaba, sandía o limón.

A veces viene incluido el postre o el café.Y están aquellas otras las menos en donde la comida es de mejor calidad y no necesariamente implican un sacrificio para la cartera.

Chefs como Edgar Núñez y Juan Cabrera, ponen a la disposición de los comensales versiones más relajadas, tradicionales y al alcance de una gran variedad de presupuestos, todo sin sacrificar el gran sabor, calidad y maestría de sus propuestas culinarias ya que comer no debe ser un lujo.

Después de un recorrido mental por las calles de la capital, para la redacción de Impacto21, estas son las mejores fonditas de la ciudad.

¡Coman, disfruten y compartan!

BRESCIA’S

Son institución en muchas cuadras a la redonda. Empezó como cafetería y luego debutó como “fonda” y (afortunadamente) se quedó como tal hasta ahora.

Su comida corrida empieza a las 13:00 horas y cuesta entre 60 y 70 pesos. No te quedes sin probar el arroz, las tortitas de carne en salsa de chile pasilla, el medallón de pechuga a la mostaza y, obvio, cualquiera de sus cafés.

Brescia Cafetería
Dónde: Insurgentes Sur 309, Hipódromo
PÚBLICO COMEDOR

Público Comedor nació con la finalidad de ofrecer cocina mexicana sencilla, accesible y rica.

Ellos cuentan con una selección de ingredientes frescos y de temporada con los estándares de alta cocina que el chef Pablo Salas le otorga a cada uno de los elementos del menú. Si vas, no dejesde probar las albóndigas con sabor a hogar y el fideo seco.

Comida Público comedor
Dónde: Avenida Moliere 50, Polanco
PILONCILLO Y CASCABEL

Los restaurantes gourmet rara vez son económicos y por eso hallazgos como Piloncillo y Cascabel son tan celebrados. Se trata de un lugar pequeño, acogedor, pero elegante.

El objetivo de este lugares claro: buena comida a precios accesibles.

Su equipo hará todo lo posible para hacerte sentir como en casa pero con bocados de primer nivel. Su menú no puede ser más variado porque cambia todos losdías, así que no esperes una reseña 100% fiel, te tocará descubrirlo por ti mismo.

Piloncillo y cascabel comida
Dónde: Torres Adalid 1263, Narvarte Poniente
FONDA MARGARITA

Fonda Margarita es uno de los lugares chilangos recomendados por la guía Where Chefs Eat de Phaidon, además de que figura en el capítulo de México del programa de Anthony Bourdain.

Con semejantes referencias cualquier foodie que se respete debe conocerla.

El ambiente de la Fonda es muy parecido al de un puesto de mercado: largas mesas y bancos comunales en donde cabe mucha gente en poco espacio y se comparte el momento, al igual que las salsas y las servilletas.

La cosa funciona así: en la pared del fondo, detrás de las cazuelas, está colgada una gran lona con el menú impreso.

Cada día de la semana salvo los lunes, que cierra hay ciertos guisos especiales, unos cinco o seis, desde cerdo con verdolagas los martes o tortitas de carne los jueves, hasta especialidades de cuaresma como chiles rellenos, huauzontles y romeritos.

Fonda Margarita
Dónde: Adolfo Prieto 1364 B, Tlacoquemecatl del Valle
FONDA FINA

El chef Juan Cabrera imprime toda la tradición y sabor en este lugar que rinde el más puro homenaje a la cocina mexicana.

Los imperdibles son las tostadas de atún marinado con una cama de frijoles refritos, el chiltamal chile relleno de tamal con chicharrón y caldillo de jitomate y el fideo seco con chilaquiles, tres opciones que se robarán tu corazón con cada bocado.

Este es un imperdible si amas la cocina regional.

Fonda fina comida
Dónde: Medellín 79, Roma Norte

Podría interesarte.. El café como se debe y bebe